sábado, 13 de septiembre de 2008

Marmoliana o metafísica (erótica en acuarela)




Bajabase por un lado el pájaro —o el ave si se quiere— como un tremendo zanjar salino y parpadeante en una canción rotundamente azul, o milenaria. Mirose en el espejo su desnudez cubierta de orificios, y como ya dije, por un lado escurriánsele de la hondura planetas y quebradizos óvulos.
Cubrió su edénica tortura de mujer inviolada y violada una y otra vez por penas y por mordiscos de dedos videntes. Torturabase en las noches a luz de su propio sexo, inclinándose y eclipsándose patiabierta como escalas de artilleros subacuáticos.
Mirose nuevamente al desnudo en otras mujeres de genitales prontuarios en las calles vacías. Y se cogió en libertad de ave mamaria —o de pájaro si se quiere— con levantar pantis roídos y de color mostaza al fondo, también a veces de crema neblinaria o sangrante.
Esta mujer es de vagina anchurosa. Esta mujer es de flameante cantarela. Esta o aquella se le encogen las nalgas narcóticas y cocomordánicas. Verás, a ésta, la que permanece a mi lado, voy a echarle a un lado las tangas para calmar de ganas en roces pene-trarios sus efluvios de sal. Y bajabale por un lado —como ya vaticiné— planetas y cielos menstruosos.

4 comentarios: