sábado, 13 de septiembre de 2008

Capítulo 7 de Rayuela

Desde aquel banco de parque hace cinco años me lees a Rayuela. “Jugamos al Cíclope” detenidamente y mareados caemos desde un beso reinventado. Entonces me llamas a distancia para leerme al 7 de Cortázar, desde de París en niebla y su Louvre, Saint Germain y el Barrio Latino. Me llamas y ahora no me soy yo el que te lee ese Rayuela de siempre buscando encontrar esa boca tuya en el rostro, “la que elegiste al azar” para ponérmela por abajo o encima por la que creíste dibujarme.
Sí, amor amor, ahora río y lloro como a mitad de un océano tristemente confundido. Y ese París neblinoso acallándote en rieles de trenes subterráneos con el 7 en las manos, leyéndolo, buscando encontrar ese beso en aquel banco de parque hace cinco años.

1 comentario:

  1. Parece que hay que volver al parque a recoger los trozos de lo que fuimos y reconstruir la vida con las palabras de ese argentino lleno de luces que nos hacen hoy lloviznarn alegres y calladamente tristes.

    ResponderEliminar