lunes, 13 de abril de 2009

al filo de las palabras

sin título 1

descubrí entonces enredadas a mi piel de sapo las estrellas
desfallecidas y quebrantadas por el amarillo en patas de bufones riendo
no alados astros
precepitando sus cuerpos oscuros a mi carne
muerden el logo y las rastreras palabras afiladas


sin título 4

ellos dejaron de existir en las cuadrículas
pasmaron los colores de los informes
así el peso del concreto y los terrenos
mitificaron rieles y tranvías
permito repetirme en asociaciones integrales
en incógnitas rudas bajo el claro de la noche
esos acertijos innúmeros golpean mi rostro
lo afean en hendiduras sofisticadas
(no son múltiplos ni representaciones)


sin título 9

tanta rabia alimenta mis uñas de lagarto
esta vista de cuervo azul me miente
en las trece casas simbólicas de los ejes
tiritando en los faroles y la pantalla
de la tv prefigurándose paterna fiera

va por el barrio en simulación de perros
en cada esquina para a beber sombras
de puertas y ventanas de la misma canción
de sus sueños aun no rotos de anarquía

un velo atraviesa su bajo vientre en periodos
nulos y excentricos de palabras insuficientes
el dodge avanza de su paz animalismo

por qué el dolor de esta rabia al verla
metida en esa caja gris me sostiene
un pez en su pecera de cristal uniforme


sin título 10


los antiguo te llamaban diosa de caza y abundancia
clamo tu venida por los edificios yertos y punteagudos
—el vino hace la fiesta de la conquista en las frutas de los espejos contrariados
pequeña ave azul de las flores en veranos e inviernos fraudes
he visto tu risa tan cerca de mi lengua y no me dejas otra opción sino atravesarte a cuchillo
a razas y a perfumes de sangre limpia
y si digo en tu nombre la blasfemia del amor
de este amor minimalista e impuro
me abandono a tu voz
al caminar vuelo de ninfa poseída por figuras astrónomas
de revés a las sombras femeninas de tu pelo
por eso me reconstruyo en las retinas de los anfibios
en tus córneas de diosa temiendo el asalto


y 11

siempre nos llaman a reflexionar en las hojas de otoño
en el santo día de la herida y el vinagre
si reflexionara no estaría mintiéndome en el amarillo al pastar las hojas
descubro cada sueño de cada diente cariado
en fisuras y quiebres
la psicología pertenece a los monjes
a la santa inquisición de las vírgenes rastreras
dudo del sustantivo
de los pro-nom-bres alargándose al comer los restos
esta semana nos pensaremos uno mientras fumo el terrorismo y palestina
por quien dio la vida por la vida
por un puñados de gente como tú y yo
bárbaros Alejandro y temibles Safo
quedándose en la acera a ver si pasa lo jamás perdido

1 comentario:

  1. Gracias por compartir sus palabras con todos hermanos. Y sí, nos obligan a reflexionar, pero también nos quieren obligar a comprar y a vacacionar, a consumir...

    ResponderEliminar