lunes, 1 de marzo de 2010

Sally Rodríguez

CESACION DE LOS CUERPOS

Cubiertas por las hojas
ahí están las campanas
desde la eternidad
¿Qué luz o sombra anuncian?
¿Qué alegría o dolor?
¿Qué estela de latidos?
¿Qué búsqueda sin tregua?
¿Qué cuerpos han cesado y se llaman
inconsolablemente tiernos
con la sangre la noche
y el corazón?


DESCALZA IMAGEN

La inocencia
golpea rostro y alma
limpiando los cristales
se desliza
descalza imagen
camina
dolor y tierra


BORDEANDO LAS MEMORIAS

El dolor dolor es como un pájaro
instalado en las mismas entrañas
y no hay vuelo en el fondo de sus ojos
Que quién soy me pregunto
y se levanta
un concierto de hojas
que vuelven a caer
lentamente
bordeando las memorias
Soy el ave sin vuelo
sin destino
la desgarrada mano en el cristal
ese rostro inconcluso que se inclina
sin mirada
hacia dentro
recogiendo su ser
y su abandono


GARGANTA EN VUELO

Ojo que gime
garganta en vuelo
medita y esculpe la tristeza
creciente de los días
¿Cómo recoger ahora mis días
yo que estoy tan invisible
y sin cuerpo?
¿Cómo podría nacer ahora de esta muerte
y recoger la luz si estoy sin ojos?
Un viento llega
abre las ventanas
¿Cómo me tocará
si estoy sin alas?


SANGRE Y MEMORIA

Los labios hoy son el corazón
que vierte su espesura
en el agua cerrada
Los ojos del animal se aquietan
mirando desde el fondo de sus redes
sin fuerzas ya para salir
La noche que se acerca
el ser que se descarna
el beso desgarrado que se escapa
sin cuerpo
tan sólo en sangre y memoria





Ilhan Berk

El cielo de Leyla Hanim, la poetisa

Las manos del sultán Selim III equivalen al cielo de Leyla Hanim,
la poetisa.
Sólo Selim III comprendió el cielo de Leyla Hanim, la poetisa
El mismo lo demostró a los hijos de Ahmet I.
Las manos de Selim III rozaron el sol tocaron las mujeres, recogieron
las flores
En los poemas que escribía sólo pensaba en Leyla Hanim.
Estrangulé a Selim III.


La luz de Ivi

Ivi oyó todo lo que se decía
Vio la torre ensangrentada, la torre dolorida, la torre ofendida
La torre en su vida, la torre en toda su vida mil veces sin Allah sin
cielo sin ventana
La torre cinco mil veces sin las callejuelas, sin tiendas, sin casas, sin
ciruelas amarillas, sin vivacidad
Había sido la torre.
Ivi sabía esto.
Ivi conocía los hombres
Habían bajado al mar, habían hablado con los peces, algas,
mejillones, qué no les habían dicho a los peces, algas,
mejillones.
Ivi pensó en todos los dibujos que había hecho
Pensó en los dibujos en los que había convertido los negros en blancos
Por más que ella sola trajera y pusiera en su sitio a un negro y a un
blanco
Era inútil.
Vio que la soledad
La pusiera donde la pusiera, la agarrara donde la agarrara, la llevara
donde la llevara
Aunque la sacara a la calle, la colocara en una ventana, se la llevara
al mar
No era para el ser humano
Ivi comprendió a la torre
Cogió el mar se lo llevó a sus pies.
La torre echó una mirada al mar
Dos miradas
Tres miradas
Se tiro dentro.
Ivi cogió a los hombres
Los lanzó a vivir a trabajar.

 
 
 
 
Forugh Farrojzad

Se nos llevará el viento

En mi pequeña noche ¡ay!
el viento tiene una cita con las hojas de los árboles
En mi pequeña noche amenaza la ruina

¡Escucha!
¿Oyes el paso silbante de la oscuridad?
Yo lo miro con ojos ajenos a esta dicha
Apegada estoy a mi desesperanza

¡Escucha!
¿Oyes el paso silbante de la oscuridad?
Algo cruza la noche
la luna está roja y agitada
y sobre este techo que a cada instante amenaza derrumbarse
las nubes como masas enlutadas
parecen esperar el instante de lluvia
Un instante
y después nada
detrás de esta ventana tiembla la noche
y la tierra va dejando de girar
Detrás de esta ventana una incógnita
nos mira a ti y a mí
¡Oh verde de los pies a la cabeza!
pon tus manos como un recuerdo encendido
en mis manos amantes
y como un cálido sentimiento de existencia
confía tus labios a las caricias de mis amantes labios
Se nos llevará el viento
Se nos llevará el viento


En la oscuridad

En la oscuridad
te llamé

Todo era silencio y una brisa
que se llevaba la cortina
En el cielo apagado
una estrella ardía
una estrella partía
una estrella moría

Te llamé
te llamé
Tenía en las manos
mi existencia toda
como un cuenco de leche
La azul mirada de la luna
chocaba con los cristales
La canción de la tristeza
ascendía como humo
de la ciudad de los grillos
como humo sobre las ventanas
se deslizaba

Toda la noche allí
en mi pecho
hubo quien jadeaba
de desesperación
quien se levantaba
quien te deseaba
y sus dos manos frías
volvía a rechazar

Toda la noche allí
de las ramas negras
se estuvo desmoronando una tristeza
hubo quien se enajenaba
quien te llamaba
El aire se derrumbaba sobre él
como una ruina

Mi pequeño árbol
amaba al viento
al errante viento
¿Dónde está la morada del viento?
¿Dónde está la morada del viento?


Murallas fronterizas

Ahora una vez más en la noche apagada
como plantas crecen
murallas de clausura, murallas fronterizas
para custodiar los campos de mi amor

Ahora una vez más rumores de la ciudad
como turbios bancos de peces asustados
emigran de mi oscura orilla
Ahora una vez más las ventanas
se abren al gozoso contacto de los perfumes dispersos
ahora los árboles, dormidos en el jardín, se desnudan de su corteza
y la tierra, a través de mil poros
absorbe confusas partículas de luna

Ahora
acércate más
y escucha
los obsesivos latidos del amor
que se propagan
como el tam tam de los negros tambores
en el canto tribal de mi cuerpo

Yo siento
yo sé
cuál es el instante de la oración
ahora las estrellas todas
yacen juntas en el sueño

Yo, por el refugio de la noche
desde el final de toda brisa corro
en el refugio de la noche
enloquecida me derrumbo
con mis grávidos cabellos en tus manos
y te regalo flores tropicales de esta zona verde y cálida

Ven conmigo
ven conmigo a esa estrella
no a la estrella que está a mil años
de distancia del peso de la tierra y el engaño de sus formas
donde nadie
tiene miedo de la luz

Yo en las islas que flotan en el agua respiro
yo
en el inmenso cielo busco un fragmento
que esté libre de pensamientos vacíos

Vuelve conmigo
vuelve conmigo
al inicio de mi cuerpo
al perfumado centro del feto
al instante en que de ti fui creada
vuelve conmigo
de ti estoy incompleta

Ahora las palomas
sobre las cimas de mis pechos vuelan
ahora en los capullos de mis labios
las mariposas de los besos se han sumido prestas a huir
ahora el mihrab
de mi cuerpo
para la oración de amor esta dispuesto

Vuelve conmigo
soy incapaz de hablar
porque te amo
porque "te amo" es una palabra
que viene del mundo de lo vano
y de lo viejo reiterado
vuelve conmigo
soy incapaz de hablar

Deja que deposite la carga de la luna en el refugio de la noche
deja que me llene
de pequeñas gotas de lluvia
de tiernos corazones
de formas de niños no nacidos
deja que me llene
tal vez mi amor
sea la cuna para el nuevo Mesías por nacer





 
Pastor de Moya

CIRCULARIDAD DE LA LOCURA

"Del rojo al verde todo el amarillo se mueve"
Apollinaire

del rojo al blanco
hay un vacío obstinado
de nubes              de pájaros
de espirales mundos que blasfeman soledades

es voraz el reloj
si la moneda retorna a sus inicios

del rojo al blanco
hay un vacío de los signos entre cepos
en el loco del pueblo se repite
la historia de mis locos
anteriores


AXIOMA EN CRUZ

pálido movimiento
33 ombligos pasan por la máquina del
cristo
condena de ahitadas ganas
donde han roído los años con sus
                                             clavos
lo que hay en el tiempo
lo que es amarillo
acrobacia de voladores
amenazados por nomenclaturas
aladas

casi sangre en vez de nitrógeno
jodido en la entretela
del desastre

se está cayendo la locura de PAN
o el envoltorio calcinado
por tobillos

ahora
quiero enterrar todo veneno
ponchar el botón
hastío de vida
en evidencia perfecta de la niebla


NEGACION DE LAS COSAS

el hombre corre entre la sombra
                                  y la luz
hacia la fuente del sueño
el final de todo es el principio
en el revés de las cosas está
la puerta del suicidio

otoñecen los lunes del olvido
y todo muere
en el primer crepúsculo nace la vida
de mis mundos
inhalo los mares en cada orgía
inhalo la música de los colores
afirmo en cada si/no
estoy en la nada sin descubrir
el hombre           la razón
la otra bestia


CARNAVAL

trajimos el pasado con el alba
nos intercambiamos los rostros en el vacío
comimos pan de otro tiempo
aterradora melancolía
             al iniciar la fiesta

desnuda la memoria hace alarde
de la lozanía de sus piernas
todo es real si la fantasía existe
ese hombre que soporta el peso de sus días
se mira hacia adentro
              y se le queda pegada la mirada en el olvido

esa es la presencia del ser en la
                                    razón
de parecernos a los colores
cuando nos disfrazamos de nosotros mismos

2 comentarios: